La extracción de las muelas del juicio es uno de los procedimientos que más realizamos los cirujanos orales y maxilofaciales en la clínica. En Maxilodexeus llevamos años de experiencia y seguramente hemos extraído miles de cordales.

La muela del juicio o tercer molar es la última pieza que aparece en la boca, normalmente empieza a aparecer a los 18 años y es frecuente que su erupción provoque problemas como dolores, inflamaciones, infecciones, quistes, etc. Para solucionar estos problemas es necesario su extracción quirúrgica.

Hoy en día esta cirugía no dura más de 30 minutos y los puntos de sutura necesitan de apenas 7 días para ser retirados.

Además, gracias a las técnicas mínimamente invasivas de las que disponemos, la inflamación postoperatoria ha disminuido considerablemente, ofreciendo una recuperación más cómoda para nuestros pacientes. Lo más frecuente y común es que se produzca una hinchazón leve-moderada en el postoperatorio que dura de 1 a 3 días.

Lesiones nerviosas por la extracción de muelas del juicio

La extracción del tercer molar es un procedimiento rutinario hasta que observamos que el nervio dentario está cerca de la muela en cuestión. En estos casos es cuando los pacientes acuden asustados ya que una mala intervención puede dañar en distintos grados el nervio.

Estas lesiones pueden ser transitorias o permanentes. Por suerte es algo que no acostumbra a ocurrir, siendo las lesiones permanentes en caso de que el nervio se vea afectado de un 0,5% de los casos.

Esto puede ocurrir porque las raíces de las muelas del juicio están cercanas y en contacto con este nervio que discurre a lo largo de la mandíbula. Cuando nos encontramos estas situaciones nos arriesgamos a tocar el nervio, llegando a implicar una pérdida de sensibilidad.

Esta pérdida se traduce en anestesia, parestesia o disestesia cutánea y mucosa de la zona en la que trabaja el nervio dentario, en ningún caso se ve afectado a nivel estético; la piel del mentón y del hemilabio inferior, mucosa gingival y del lado del labio afecto puede verse afectado provocando molestias importantes pero que por suerte desaparecen en la mayoría de casos en unos meses.

Estudios y escáner 3D

La prueba principal que se realiza antes de la cirugía es la ortopantomografía, una imagen que nos da una visión general del estado oral del paciente; observamos las relaciones que mantienen los terceros molares con las estructuras vecinas, entre ellas los nervios. También nos permite observar la existencia de lesiones óseas relacionadas o no con los dientes.

 

La ortopantomografía nos ofrece una imagen plana y a veces no es suficiente, por eso en Maxilodexeus obtenemos más información mediante un TAC en tres dimensiones, una prueba que nos da una información más fiable gracias a los tres planos del espacio de la relación entre la muela y el nervio, lo que nos permite estudiar y facilitar la cirugía, ya que vemos con exactitud dónde tenemos que trabajar y confirmar si existen riesgos y, en caso afirmativo, realizar una intervención que evite el contacto y, por lo tanto, lesiones.

Como he comentado al principio, este tipo de intervenciones actualmente son muy rápidas, seguras y con un postoperatorio leve y rápida reincorporación a la vida habitual.

Para conseguir los mejores resultados y sin riesgos es importante realizar un estudio completo con la última tecnología TAC 3D, contar instrumentos innovadres como el bisturí piezolectric que nos permite trabajar con técnicas mínimamente invasivas y escoger una buena clínica con experiencia como Maxilodexeus.

Si quieres más información no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest