Seleccionar página

Toni Arcas

|

16 abril, 2019

Las muelas del juicio, también conocidas como cordales, son el tercer molar de nuestra dentadura, las piezas que terminan el proceso de dentición, situadas en la última posición, tanto en la parte superior como inferior.

Estas cuatro muelas del juicio suelen aparecer entre los 16 y 25 años.

Normalmente acompañado de episodios de dolor, hinchazón e incluso problemas de oclusión. En ocasiones no aparecen del todo y quedan cubiertas por la encía o hueso que no les permiten salir, en este caso los llamamos cordales incluidos.

La extracción de las muelas del juicio es una de las cirugías más comunes, pero si es cierto que guarda mala fama y genera grandes inquietudes entre los pacientes, muchos que acuden a mí consulta tienen miedo del dolor durante la intervención. Pues bien, primero de todo tranquilidad porque es una cirugía que no causa nada de dolor, se trata de un procedimiento habitual que no tiene riesgo alguno. En este post os voy a explicar cómo realizo esta intervención.

¿Por qué es necesario quitar las muelas del juicio?

Son varios los síntomas ante los que es recomendable realizar una extracción de cordales, los más comunes son:

E

Dolor de cabeza

E

Mal aliento y sabor desagradable al masticar

E

Inflamación de los ganglios linfáticos

E

Dolor, sensibilidad o inflamación de las encías alrededor de uno o varios cordales

E

Dolor prolongado de la mandíbula

No debemos esperar a percibir todos estos síntomas, es importante acudir a la consulta o al dentista si sentimos las primeras molestias y dolores.

Por otra parte, también es posible que sea necesaria una extracción de las muelas del juicio cuando éstas pueden dañar otros dientes, se trata de un caso bastante común, como tener las muelas torcidas que pueden empujar otras piezas y provocar piezas y maloclusiones.

El objetivo de esta intervención es evitar futuros problemas de alteración de la estructura dental, desplazando las piezas dentales y alterando la mordida.

¿Cómo extraemos las muelas del juicio?

Como en todas las intervenciones que realizamos, lo primero y de vital importancia es realizar un buen diagnóstico. Generalmente realizaremos una ortopantomografía y un TAC para evaluar la situación de la muela y planificar la extracción.

La extracción de cordales en Maxilodexeus es, por lo general, una intervención rápida e indolora, ya que utilizamos técnicas mínimamente invasivas que agilizan la recuperación y la reducen significativamente. Se realiza con anestesia local y dura entre 10 y 30 minutos.

Tipos de cirugías para la extracción de las muelas del juicio

Podemos diferenciar entre tres tipos de cirugías dependiendo de la situación de los cordales. Todas ellas serán bajo anestesia local en la misma consulta:

E

Extracción simple de la muela del juicio

La pieza se encuentra fuera de manera total, por lo que es fácil de extraer y no supone grandes complicaciones. En ocasiones incluso no hará falta dar puntos en la zona.

E

Extracción cordal con semicirugía

La muela ha erupcionado de manera parcial, por lo que es necesario realizar una microcirugía para extraer el cordal de manera completa.

E

Extracción con cirugía

Realizada cuando la muela se encuentra incluida y debe abrirse la encía para realizar esta intervención.

¿La intervención en la extracción de las mujelas del juicio es dolorosa?

Esta es, sin duda alguna, la pregunta más repetida entre mis pacientes. Podéis estar tranquilos, durante la intervención no se siente ningún tipo de molestia y menos dolor. Gracias a la anestesia local y a las manos expertas de mi equipo, la intervención se realiza de manera rápida, mínimamente invasiva y de forma confortable.

Y, ¿cómo es el postoperatorio de la extracción de las muelas del juicio?

La recuperación tras la extracción de cordales es corta y poco dolorosa. Gracias al uso de técnicas mínimamente invasivas de Maxilodexeus, el postoperatorio se ve reducido y es más cómodo.

Después de la intervención y una vez colocados los puntos de sutura, se empieza a formar el coágulo que llevará a una correcta cicatrización, así que es normal que se presente un sangrado que dure unas pocas horas.

Durante los dos o tres días de postoperatorio se deben tomar antiinflamatorios para reducir el dolor que pueda haber, y antibióticos para evitar que se produzca infección y asegurar una correcta recuperación.

Si crees que puedes necesitar de esta intervención, no dudes en contactar con nosotros, ¡estaremos encantados de ayudarte!

El especialista de Cirugía Oral y Maxilofacial Dr. Arcas lidera el equipo de médicos y cirujanos de la clínica maxilofacial MaxiloDexeus de Barcelona.

¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Dejanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies