Cirugía Ortognática

Cirugía de corrección de las
deformidades dentofaciales.

Preguntas frecuentes sobre la cirugía ortognática

¿Cómo sé si tengo una deformidad dentofacial?

Lo habitual es que el propio paciente sienta que su rostro no es armónico, y que la causa no es una alteración de la piel. Es muy probable, pues, que alguno de los huesos de la cara (mandíbula, maxilar, mentón, nariz o pómulos) tenga una posición o tamaño alterado. También es habitual que la forma de masticar sea diferente a otras personas: esto puede indicar que la deformidad afecta al maxilar o a la mandíbula.

¿Tendré cicatrices?

Las incisiones se hacen internamente, con lo que no quedará ningún tipo de cicatriz visible.

¿Cuándo podré comer con normalidad?

Tras la intervención es necesario llevar a cabo una dieta blanda durante 30-40 días. El equipo ofrece al paciente consejos para que disfrute de una dieta variada durante ese periodo.

¿Podré hablar con normalidad tras la operación?

Por supuesto. En los primeros días es común notar cierto “cansancio” y leves molestias, pero a medida que transcurran los días esta sensación desaparecerá por completo.

¿Existe una edad límite para la cirugía?

Realmente no, podemos realizar esta intervención a cualquier edad. De hecho cada vez más tenemos pacientes mayores de 40 años que se someten a esta intervención. Sí existe sin embargo una edad mínima, que es cuando finaliza el crecimiento.

He oído hablar de un protocolo llamado “Surgery First”… ¿en qué consiste?

El procedimiento clásico es el siguiente: “ortodoncia – cirugía ortognática – ortodoncia”. El protocolo “Surgery First” consiste en realizar la intervención quirúrgica sin preparación ortodóncica previa. Es después de la cirugía cuando se inicia el tratamiento ortodóncico para lograr el alineamiento final de los dientes.

La gran ventaja de este protocolo es que hace que el tratamiento global sea más corto. También el cambio estético se produce antes (al inicio del tratamiento); aunque después el paciente deba llevar la ortodoncia, ya se aprecian claramente los cambios al realizar la cirugía nada más empezar el tratamiento.

¿Sufriré dolor tras la intervención?

El dolor varía en cada individuo, pero la gran mayoría de pacientes sufren alguna pequeña molestia durante aproximadamente 2 semanas. El equipo recetará medicamentos para minimizarlas, y en pocos días el paciente podrá reincoporarse a su actividad normal.

¿Veré mi rostro muy diferente? ¿Me reconoceré?

Los cambios serán evidentes, y en casos de marcados defectos estéticos previos los resultados serán fácilmente detectables por terceras personas. Sin embargo, todo cambio estará previamente adecuado a los deseos y motivaciones de los pacientes. Apostamos por una cirugía racional, adaptada a cada individuo y con resultados muy naturales, respetando la personalidad de cada rostro.

¿Cuándo podré volver al trabajo?

El tiempo de baja dependerá de cada caso, pero lo habitual es una reincorporación total en apenas 10 días en una cirugía monomaxilar o hasta en 15 en una cirugía bimaxilar.

¿Podré operarme la nariz a la vez que el resto de la cara?

Por supuesto, la rinoplastia combinada con una cirugía bimaxilar es uno de los procedimientos complementarios más frecuentes.

¿Qué relación hay entre la ortodoncia y la cirugía ortognática?

Si la deformidad afecta la maxilar o mandíbula, se altera la ubicación y la oclusión de los dientes. En esos casos es imprescindible que el trabajo del cirujano se complemente con el del ortodoncista. Así se conseguirá una oclusión correcta a la vez que la armonía facial deseada.

¿Más dudas sobre la cirugía ortognática?

Contacta con nosotros sin ningún compromiso.

Consultar ahora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest