Causas de la Retrognatia

El nombre de retrognatia mandibular proviene del latín retro, “hacía atrás”, se trata de una deformidad también conocida como “mandíbula corta”, fácil de reconocer y puede llegar a ser estéticamente desagradable. Técnicamente se describe por la presencia de una discrepancia anteroposterior entre la mandíbula y el maxilar.

Lo presentan aquellos pacientes con una mordida muy abierta y un mentón poco prominente, me he encontrado con casos donde el mentón es inexistente. Por eso no es de extrañar que muchos acudan a mi consulta, a obtener una armonía en su rostro mediante una cirugía ortognática; combinando cirugía y ortodoncia en los casos más acusados cuyos resultados casi inmediatos hacen felices y suben la autoestima de mis pacientes.

La Retrognatia, ¿una herencia genética?

El maxilar y la mandíbula son muy importantes en el aspecto estético del tercio inferior de la cara y también en el aspecto funcional de la forma de morder. Para poseer una buena estética y una mordida normal, el maxilar y la mandíbula deben relacionarse armónicamente, en forma, tamaño y posición.

La Retrognatia, ¿una herencia genética?

Las causas de que el maxilar y la mandíbula no estén armónicamente relacionados pueden ser:

  • Factores genéticos
  • Malos hábitos adquiridos en la etapa de la infancia

Un clásico ejemplo es el uso del chupete en edades tardía, un aspecto que está directamente relacionado con un futuro donde existan deformaciones en el paladar.

¿Cuáles son las principales causas de la Retrognatia?

Las causas de la retrognatia pueden ser de dos tipos, debidas a la posición del mentón o a un problema esquelético:

  • Mentón retraído: Algunos casos de retrognatia mandibular se deben a la falta de proyección hacia delante del mentón o barbilla.
  • Problema esquelético: El problema esquelético se produce cuando la mandíbula se encuentra subdesarrollada respecto al maxilar o el maxilar se encuentra excesivamente proyectado hacia delante en relación a la mandíbula. En ambos casos se produce un problema a nivel esquelético, ya que la oclusión entre las dos arcadas, mandíbula y maxilar, no encaja correctamente.

¿Existen diferentes grados de Retrognatia? Soluciones para la Retrognatia

Soluciones para la retrognatiaCuando la retrognatia se debe a un mentón poco proyectado sin ningún problema esquelético ni dental entre la mandíbula y el maxilar, se corrige el mentón mediante la realización de una mentoplastia.

  • Esta intervención se realiza mediante una incisión intraoral entre el labio inferior y las encías para realizar la osteotomía y reposicionar el mentón.
  • La fijación del mentón avanzado se realiza mediante una miniplaca de Titanio fabricada especialmente para cada paciente.

Para solucionar una retrognatia causada por un problema esquelético, se recurre a la cirugía ortognática. El objetivo será devolver la armonía del perfil y obtener una oclusión adecuada que nos permita resolver los problemas funcionales de mordida y asegurar que este cambio va a ser estable en el tiempo.

La cirugía ortognática, según el problema esquelético de cada paciente, puede ser:

  • Monomandibular: movimientos esqueléticos sólo de avance mandibular.
  • Bimaxilar: movimientos esqueléticos en el maxilar y la mandíbula.

En MaxiloDexeus, siempre realizamos un estudio facial exhaustivo en 3 dimensiones del paciente y le ofrecemos diferentes opciones de tratamiento. Este análisis va acompañado de una predicción fotográfica que detalla cómo será su cambio facial dependiendo del tratamiento.

Si padeces de retrognatia y quieres obtener un rostro armónico, no dudes en contactar con nosotros, te garantizamos los mejores resultados con una cirugía mínimamente invasiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR