En este nuevo post os voy a contar un caso de cirugía de orejas en un niño. Obviamente el nombre y datos del paciente serán inventados para mantener la privacidad del menor. Hablamos de una historia que se repite en un niño de 8 o 9 años que recientemente se ha sometido a una otoplastia para que sus orejas sobresalieran menos, para no tener las conocidas orejas de soplillo. Tras sopesar todas las opciones con los padres y familia, por fin decidieron dar el paso de la cirugía.

El niño recibía algunas burlas por sus orejas, ya sabemos que desgraciadamente existen compañeros de clase que pueden ser crueles con los niños, por eso optaron por la cirugía, porque temían los efectos que la intimidación podría tener sobre él.

De hecho, este tipo de cirugía, y concretamente Otofast, la innovadora técnica de MaxiloDexeus, se está volviendo cada vez más común en mi clínica.

 
Otoplastia infantil
 

Parte de la razón de esta creciente popularidad es el conocimiento de la cirugía por parte de los padres. Actualmente es fácil acceder a la red e informarse sobre la Otoplastia, además viendo cómo es la intervención en mi consulta, sencilla y rápida, hace que cada vez más padres pregunten sobre Otofast.

En los casos en que los niños son los pacientes, me encuentro con muchos padres que se sienten culpables por someter a su hijo o hija a una intervención, cuestionándose si la intervención es realmente necesaria.

La buena comunicación es clave, es importante explicarles que se trata de una cirugía “reconstructiva”, lo que implica devolver una característica, en este caso la oreja, a una apariencia normal, natural, acorde con los rasgos del menor.

¿Se puede intervenir en cualquier edad?

Aunque la edad de 8 años puede parecer ser demasiado pronto para este tipo de cirugía, es posible realizarla, me encuentro con muchos padres preocupados, cuestionándose los resultados a estas edades, pero les muestro casos anteriores en edades semejantes y se tranquilizan y se sorprenden al ver los resultados.

De hecho, existen dos momentos para intervenir las orejas de los niños; la primera ventana es en los recién nacidos con orejas prominentes. Durante las primeras semanas de vida de un bebé, el cartílago en los oídos es más moldeable, lo que significa que podemos remodelar los oídos sin cirugía.

Existen dos periodos en los que podemos realizar una Otoplastia: durante las primeras semanas de vida del bebé y a partir de los 5-6 años

Sin embargo, existe un tiempo en que no es posible la intervención. Después de las primeras semanas de la infancia, el cartílago en el oído ya no se puede moldear, pero tampoco es lo suficientemente rígido para la cirugía. Por esta razón, si pierde la ventana y los padres necesitan esperar hasta que el niño sea un poco mayor -hasta por lo menos los 5 o 6 años de edad– para someterse a la cirugía.

En mi opinión, posponer la cirugía hasta la edad adulta no es la mejor solución. Los pacientes que acuden a la cirugía cuando son adultos ya han soportado, por desgracia, toda una vida de burlas e intimidación. Algunos de estos pacientes me cuentan que se han pasado la vida cubriéndose los oídos por el gran complejo que sentían, por eso hemos mejorado la cirugía de las orejas en niños, para evitar este tipo de intimidaciones.

No se trata del tamaño sino de la anatomía de la oreja

Una de las ideas equivocadas que me encuentro más a menudo es decir que las orejas que sobresalen son demasiado grandes. Normalmente no es así, simplemente se trata de una estructura del oído que se vuelve hacia afuera.

 
Cirugía de las orejas en niños
 

Pero no todos los oídos sobresalen por las mismas razones. La anatomía de cada paciente determina qué tipo de cirugía necesita. Lo más común, como el niño que comentaba al principio, es la corrección de un pequeño pliegue en el cartílago, conocido como antihelix, causa de que las orejas salieran más de lo normal.

Otofast, la otoplastia de MaxiloDexeus

Otofast es la técnica utilizada en mi clínica en la que realizamos una otoplastia con hilos; una intervención mínimamente invasiva, que no requiere ingreso hospitalario y que tiene un postoperatorio muy rápido y cómodo para el paciente, tanto niños como adultos.

La otoplastia con hilos consiste en insertar un hilo irrompible y no absorbible bajo la piel, con incisiones invisibles detrás de la oreja hechas por una pequeña aguja, para posicionar la oreja en la forma correcta y deseada. La forma de las orejas que se obtiene es redondeada, natural y bella, sin rastro de cicatriz alguna.

Es la mejor técnica para los más pequeños, al no requerir ingreso hospitalario, el menor vuelve a casa con sus padres, sin necesidad de vendajes, solamente con una cinta que deberá llevar los dos primeros días. El postoperatorio es rápido y causa pocas molestia, en ningún caso dolor.

 
Otoplastia infantil
 

Como reflexión final me gustaría añadir que esta pequeña intervención ofrece y garantiza que el pequeño no arrastre un complejo que es fácilmente modificable, como podéis ver, es fácil cambiar tamaño y posición de unas orejas que no están bien anatómicamente.

Si quieres más información sobre la cirugía de las orejas en niños, no dudes en contactar con nosotros, estudiaremos el caso y te ofreceremos la mejor solución.

Define el perfil de tus orejas con la Otoplastia con Hilos

  • Solicita tu primera visita y nuestros expertos evaluarán tu caso de manera personalizada
  • Una intervención sencilla, mediante cirugía mínimamente invasiva con anestesia local y sedación
  • Postoperatorio rápido y cómodo
  • Cirugía mínimamente invasiva

    Sin rastro de cicatrices.

  • Tu decides el resultado

    Controla y determina la posición de tus orejas.

Más informaciónConsultar ahora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest