El hueso cigomático: función y relación con los implantes dentales

Durante toda mi larga carrera profesional he escuchado infinidades de veces la siguiente frase: “No puedo ponerme implantes porque no tengo hueso”. Seguro que muchos de vosotros también tenéis algún familiar o conocido que os ha dicho un comentario similar a éste. Estos pacientes, por falta de información o por no encontrar el especialista adecuado, están condenados a llevar un prótesis convencional con la dificultad masticatoria y de integración social que esto supone.

Son muchos los pacientes que acuden a mi consulta que han perdido los dientes con el paso del tiempo, provocando que el hueso maxilar pierda altura y grosor. La pérdida del hueso provoca que no exista suficiente espacio para poner implantes dentales convencionales.

Antes estos pacientes estaban condenados si querían llevar prótesis fijas a someterse a varias intervenciones con injertos de hueso de cadera y un proceso caro de casi dos años para poder obtener el ansiado resultado.

Los implantes cigomáticos tienen un tasa de éxito superior a los convencionales y sus resultados duran toda la vida.

Afortunadamente, existe una técnica que permite poner implantes a pacientes sin hueso, los llamados implantes cigomáticos. Una técnica rápida con una tasa de éxito de casi el 100% y resultados para toda la vida perfecta para aquellas personas que no quieren usar incómodas dentaduras.

Estos implantes se llaman cigomáticos porque la prótesis se fija en el hueso cigomático o malar del paciente, un hueso que nos permite realizar esta técnica sin necesidad de injerto de hueso, con anestesia local y de forma mínimamente invasiva.

¿Qué es el hueso cigomático?

El cigomático es un hueso par, corto y compacto situado en la parte más externa de nuestras caras que da forma al pómulo y parte de la órbita. Se articulan con el temporal, el maxilar, esfenoides y el frontal, responsables de las prominencias de las mejillas por debajo y a los lados de los ojos. Estos huesos también ayudan a formar las paredes laterales y el suelo de las órbitas.

El hueso cigomáticos y los implantes dentales

El hueso cigomático presenta muy buenas condiciones óseas independientemente de si el paciente ha perdido todos los dientes o tenga poco hueso ya que es una zona de anclaje perfecta para poner nuevos dientes.

 
Implantes cigomáticos
 

Básicamente los implantes cigomáticos son tornillos de titanio más largos que los utilizados en los implantes convencionales, y van desde la boca (en el nivel de los premolares superiores) siguiendo el trayecto por la pared lateral del maxilar hasta llegar al hueso cigomático o malar, donde se ancla.

Además, el hueso cigomático no queda afectado por las enfermedades periodontales, por lo que es la solución para aquellos pacientes que sufren alguna. La garantía de éxito es mayor sea cual sea el caso.

¿Cómo es el procedimiento de los implantes cigomáticos?

Aunque a primera vista pueda parecer un procedimiento complicado, gracias a nuestras instalaciones y equipo, se trata de una técnica más fácil de lo que parece; no requiere de hospitalización facial y se realiza con solamente anestesia local y sedación consciente.

El proceso se inicia con un estudio pormenorizado gracias a la última tecnología en 3D. Realizamos un TAC maxilar y un estudio tridimensional que nos indica cómo podemos obtener el máximo rendimiento del hueso del paciente y, a partir de este, planificamos la intervención.

 
Hueso cigomático
 

La rehabilitación de los maxilares de los pacientes con poco hueso generalmente se realiza mediante dos o cuatro implantes cigomáticos y de dos a cuatro implantes convencionales en la región anterior.

Beneficios de los implantes cigomáticos

El uso de este tipo de implantes es la mejor solución para pacientes desdentados y con poco hueso en la zona maxilar. Tras la intervención, los pacientes ya observan el cambio radical en su rostro, en su sonrisa, en la vida.

Gracias a los implantes cigomáticos el procedimiento es:

  • Más económico.
  • Rápido (prótesis fija definitiva en 4 meses).
  • Intervención con anestesia local.
  • Prótesis fija provisional inmediata, lo que supone reincorporación al trabajo en 4-5 días.

Para el paciente es impresionante volver a tener dientes fijos, con toda la comodidad que eso conforta y, por lo tanto, salen con su autoestima reforzada.

Se trata de una técnica segura con una tasa de éxito mayor que con los implantes convencionales. Olvídate de incómodas dentaduras postizas o de injertos de hueso y recupera tu mejor sonrisa de una forma inmediata. Si quieres más información no dudes en visitarnos, estudiaremos tu caso y te ofreceremos la mejor solución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR