La extracción de las muelas del juicio es un procedimiento que provoca cierto temor entre la población. Es una de las intervenciones más habituales en la consulta y realmente observo que es un procedimiento que tiene “mala fama”.

Según la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, el 70% de los españoles tienen como mínimo una muela del juicio del maxilar inferior que no sale correctamente, y un 45% del superior, por lo que no es de extrañar que sea una intervención tan solicitada.

En este nuevo post me gustaría contestar a las cinco preguntas frecuentes que más me hacen en la consulta, explicando el procedimiento e intentar disminuir el temor ante esta pequeña cirugía.

¿Se deben extraer las muelas del juicio?

Me encuentro con muchos pacientes que no están convencidos que la extracción es la solución, por lo que es necesario mantener una buena comunicación médico – paciente. Extraer las muelas del juicio está indicado tanto para solucionar un problema existente como para prevenir de futuros, ya que existen diferentes complicaciones a causa de las muelas del juicio.

La extracción de las muelas del juicio tiene 2 objetivos: solucionar problemas existentes y prevenir aquellos que puedan aparecer en el futuro

Lo más común es la falta de espacio, lo que provoca que la muela no salga en la dirección correcta y afecte los dientes adyacentes. En otros casos, el molar consigue erupcionar parcialmente a través de la encía y provoca el crecimiento de la encía por encima del diente, un espacio muy propenso a albergar comida y bacterias, provocando una infección llamada pericoronaritis. También es posible la formación de quistes.

Si el especialista observa cualquiera de estos problemas o cree que pueden ocurrir en un futuro por la condición actual de la muela del juicio, entonces está indicada su extracción.

¿A qué edad se extraen las muelas del juicio?

No existe una edad indicada, de hecho su extracción puede realizarse en pacientes de cualquier edad. Es el especialista quien dirá si es necesaria según su crecimiento correcto o incorrecto, la comodidad y salud del paciente.

Sin embargo es recomendable la extracción entre los 18 y 24 años, donde los dos tercios de las raíces están bien formados para quitar la muela. Si el paciente tiene una edad más avanzada, estas raíces pueden presentar complicaciones que dificulten la cirugía y, por lo tanto, tener un postoperatorio más complicado.

¿Qué debo hacer tras la extracción de las muelas del juicio?

No debemos olvidar que se trata de un procedimiento quirúrgico y es importante realizar un cuidado postoperatorio para evitar dolores y complicaciones innecesarias como infecciones.

Gracias a las técnicas mínimamente invasivas de las que disponemos, la recuperación es corta y más cómoda. Solamente será necesario aplicar una gasa durante media hora donde se encontraba la muela y aplicar hielo en la zona afectada para bajar el hinchazón. Es muy importante evitar enjuagues bucales y contacto con la herida.

También es importante evitar realizar actividades que requieran grandes esfuerzos. Cuando volvamos a sentirnos cómodos, a los 3 días aproximadamente, retomaremos la actividad normal.

¿La cara se hincha? Menos con la cirugía MaxiloDexeus

Es normal que se observe una inflamación proporcional a la cirugía. El paciente presentará hinchazón alrededor de la boca, mejillas y a los lados de la cara, es la reacción normal del organismo tras una intervención de esta calibre.
Hinchazón tras la extracción de las muelas del juicio
Con los métodos tradicionales la hinchazón llegará a su máxima al tercer y cuarto día, pudiendo durar hasta una semana, con los tratamientos mínimamente invasivos de nuestra clínica conseguimos acortar estos tiempos, disminuyendo esta hinchazón en el tercer día en la mayoría de casos. Igualmente siempre es importante y muy recomendable aplicarse frío en la zona afectada.

¿Qué podré comer y beber tras la intervención?

Finalmente, el paciente debe tomar líquidos con una pajita, ya que el movimiento de succión puede causar el desalojamiento del coágulo de sangre y provocar más sangrado. El segundo día ya se podrán tomar alimentos blandos por el lado contrario a la zona intervenida. Nutrirse e hidratarse es clave, es muy recomendable beber líquidos regularmente.

Si quieres más información sobre la extracción de cordales no dudes en ponerte en contacto con nosotros y benefíciate de una cirugía mínimamente invasiva, la última tecnología ofrece una cirugía más corta (20-30 minutos) y una recuperación casi inmediata.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest