Existe una idea o leyenda urbana de que no es recomendable someterse a intervenciones estéticas durante el verano. He escuchado varios rumores como que los resultados no son los mismos o que existen más riesgos y complicaciones.

La verdad es que son ideas falsas que se unen a otros mitos y rumores sobre la cirugía estética. La única diferencia que existe entre intervenirse durante el verano es el sol y la calor. Si bien no influyen en los resultados, son elementos a tener en cuenta, especialmente durante el proceso postoperatorio. Pero si que me he encontrado con algún paciente con “miedo” a someterse a alguna cirugía en verano, por esto a continuación voy a aclarar algunas verdades y mentiras sobre la conveniencia de realizar una mejora estética durante el verano.

¿Es recomendable realizar cirugías faciales en verano?

El verano es tan buena época como cualquier otra. Esta idea debe estar clara, garantizamos los mismos resultados naturales durante todo el año. De hecho la cirugía estética en verano aporta una serie de ventajas.

La primera, y la que cada vez se está dando cuenta más gente, es que el periodo de recuperación del paciente puede coincidir con el de las tan ansiadas vacaciones. Realizar la intervención y la recuperación en el período de vacaciones nos facilita ciertos aspectos:

  • No es necesario pedir la baja médica y esto supone realmente un alivio con todo el trabajo burocrático y papeleo que conlleva. Es realmente un buen momento para recuperarse del todo, estando relajado. Además nuestros tratamientos son mínimamente invasivos y solo es necesario entre uno y 2 días de reposo para volver a la vida habitual.
  • Pasar desapercibido. Muchos pacientes les preocupa, obviamente, los días de transición entre la intervención y el resultado final. Realizar el postoperatorio en vacaciones te garantiza ver solamente a aquellas personas que quieras y estar así alejado de miradas indiscretas.
  • La familia puede ayudarte en casa si coinciden los días de vacaciones y recibir así ayuda y apoyo durante los días del postoperatorio.

Por lo tanto, otra ventaja de realizar la intervención en verano es que cuando te reincorporas a tu trabajo ya estás totalmente recuperado.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de vestimenta durante esta estación; mientras que en invierno solemos vestir prendas más entalladas y, sobretodo, más capas, en verano optamos por ropa más fina, atuendos más holgados y menos capas de ropa. Esto también ayuda a que la recuperación sea más cómoda y evitamos rozaduras al momento de cambiarnos.

¿Cómo afecta el sudor en la cirugía estética?

Otra creencia errónea va relacionada con el sudor y la cicatrización de las heridas, llegando a escuchar que el sudor puede llegar a infectarlas. El sudor es un fluido propio de nuestro cuerpo, por lo que no se trata de un componente externo para nuestra piel. La única contra que tiene el sudor es que el proceso de cicatrización pueda ralentizarse ligeramente.

 
Cirugía estética facial en verano
 

Pero realmente es un elemento que no debe preocuparnos ya que las cirugías que realizamos no deja cicatrices visibles, siendo muy pequeñas y prácticamente invisibles para los ojos.

¿Qué precauciones debemos tener en esta estación?

Como es natural, y especialmente en verano, los pacientes me preguntan si podrás tomar el sol tras la cirugía. A la mayoría le gusta lucir una piel bronceada en verano y algunos pacientes son rehaceos a someterse a una intervención por este motivo.

Primero tenemos que tener claro que es muy importante protegerse bien del sol utilizando protección solar y evitando la exposición en las horas centrales del día. Cuando se trata de pacientes intervenidos de cirugía estética, la historia no cambia mucho.

Es muy recomendable evitarlo los primeros días y después utilizar una protección más alta para proteger las cicatrices y evitar que la herida se inflame. También recomiendo tapar la zona e incluso una vez cicatrizada añadir una protección de factor elevado. La zona de la cara es delicada y hay que tener cuidado, sobretodo en casos de liftings y blefaroplastias.

Como podéis comprobar, realizarse una intervención en verano no tiene nada de malo, incluso tiene sus notables ventajas. Si quieres más información no dudes en contactar con nosotros, ¡estaremos encantados de atenderte!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest